Advertisements

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

15 de agosto: ¿Cómo es el cielo?

Los dibujos animados sobre la vida en el cielo a menudo muestran a los seres humanos en medio de las nubes, con alas que salen de sus hombros, como si se hubieran convertido en ángeles. Pero los seres humanos siguen siendo seres humanos después de la muerte y en la vida eterna. En otras palabras, el cielo es un lugar para los organismos, así como para las almas.

En el Credo que recitamos en misa cada domingo, profesamos nuestra creencia de que Cristo ha resucitado de los muertos en su propio cuerpo, que se transformó con inmortalidad. No sabemos cómo es la materia una vez que está más allá del deterioro, pero sabemos que no está sujeto a las normas del espacio y el tiempo. En la Eucaristía es el cuerpo resucitado de Cristo el que recibimos en forma de pan y vino; puede estar presente en cualquier sitio porque no está limitado por las reglas de la física. También decimos en el Credo que Cristo, en su cuerpo resucitado, ascendió al cielo. En el cielo hay un lugar para los cuerpos resucitados.

El 15 de agosto, la Iglesia recuerda que el cuerpo de la Santísima Virgen María también se encuentra en el cielo. A diferencia de su divino Hijo ella no es Dios. Ella fue llevada al cielo, admitida en el cielo. A pesar de que llegó antes que nosotros, la fiesta de su Asunción nos recuerda que nuestros cuerpos también estarán en el cielo, después de la resurrección general de los muertos en el último día.

La religión no es sólo un conjunto de ideas, es una forma de vida, que dura algunos años aquí en la tierra y para siempre una vez que se está en el cielo. Esta forma de vida supone la unión del cuerpo y el alma, aquí y allá. Vivir en el cielo es estar con Cristo para siempre, e ir al infierno es vivir solos por siempre. En el cielo, los bendecidos están en la compañía de Cristo y de todos los santos, llenos de la visión beatífica de Dios; en el infierno, los condenados están solos, consigo mismos, como mirar en un espejo sin esperar alguna vez estar acompañados de alguien. En el cielo estamos con otros espíritus consagrados, nos comunicamos con el “lenguaje” del cuerpo. Quizá el cielo no sea un lugar de nubes y alas, pero sin duda es un lugar de conversación.

En gran parte de la ciencia ficción popular y en muchas historias acerca de la vida en el futuro se considera al cuerpo humano como si fuera un paquete que encierra una personalidad. Imaginan a las personas pudiendo intercambiar cuerpos, y aún así, ser ellos mismos. Los cuerpos son maleables y desechables, meros instrumentos de una voluntad humana. Esta actitud conduce a la falta de respeto por el cuerpo. El aborto y la pornografía, la trata de personas y el abuso sexual, la experimentación de células madre embrionarias y la automutilación degradan a los cuerpos y por lo tanto son destructivos de las propias personas.

Por el contrario, la Iglesia nos dice que debemos amar a nuestros cuerpos, ya que son nuestros para siempre. Disciplinar el cuerpo mediante el ayuno y otras formas de penitencia es tomar el cuerpo en serio. Si vivimos ahora con Cristo y con su madre, que es también la nuestra, el cuerpo nos mantendrá conectados con los otros en la eternidad.

Los obispos en el Concilio Vaticano II, escribiendo sobre María en la Iglesia, nos enseñaron: “… la Madre de Jesús, de la misma manera que, glorificada ya en los cielos en cuerpo y en alma, es imagen y principio de la Iglesia que habrá de tener su cumplimiento en la vida futura, así en la tierra precede con su luz al peregrinante Pueblo de Dios como signo de esperanza cierta y de consuelo hasta que llegue el día del Señor. (Lumen gentium, 68)

La gloria de María es de ella porque participa plenamente en la nueva vida de su Hijo. Su cuerpo glorificado da gloria a la fuente de toda vida. Al igual que su Hijo, ella quiere que todos compartamos su gloria por siempre. “La Iglesia… no alcanzará su consumada plenitud sino en la gloria celeste, cuando llegue el tiempo de la restauración de todas las cosas". (Lumen gentium, 48)

El 15 de agosto, la festividad de la Asunción de María al cielo, debería ser un día para renovar nuestra esperanza en Aquel que hace nuevas todas las cosas, el Hijo de María, nuestro Redentor. Toda Arquidiócesis, y especialmente aquellos que están luchando para mantener su esperanza, estarán en mis oraciones en la misa de ese día.

Sinceramente suyo en Cristo:

Cardenal Francis George,O.M.I.

Arzobispo de Chicago

Archivo