Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Señor, enseñanos a orar

Juan Carlos Farias

Oficina para la Catequesis

Octubre es el mes del Rosario. Durante este mes tenemos la oportunidad de celebrar a grandes santos que fueron pilares en el camino de la oración. Este es el caso de Santa Teresita del Niño Jesús, San Francisco de Asís, Santa Teresa de Ávila y el evangelista San Lucas, quien hace del tema de la oración uno de los puntos fundamentales de su evangelio.

El catecismo de la Iglesia Católica en su cuarta parte dedicada al tema de la oración comienza con una frase de Santa Teresita del Niño Jesús: “Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde la prueba como desde dentro de la alegría". Santa Teresa de Avila nos dice que la oración no es otra cosa que una relación de amistad en la que se trata a solas con quien sabemos que nos ama. Sin duda que las palabras claves son corazón y amistad. El corazón es el lugar físico donde nacen los sentimientos de amistad, amor, tristeza y preocupación. Cuando uno entrega su corazón a alguien es por amistad y amor. El tiempo que uno gasta en esa relación de amistad no tiene mucha importancia y pasa a segundo término, pues hay un interés mutuo de conocimiento y de sentirse bien en un ambiente de seguridad y cordialidad. Para que se pueda dar este ambiente se tienen que reunir ciertas condiciones e impedir las distracciones e interrupciones que puedan evitar que fluya un ambiente de total intimidad e interiorización de los sentimientos de amistad. La oración nos exige estas condiciones y una que se debe privilegiar es la del silencio. El silencio visto como un momento de presencia del amigo y como un lapso en el que también le escucho para conocerle. Al conocerle me cambia y me transforma, pues como dice un viejo dicho: “Dime con quien andas y te diré quien eres” La importancia que tiene el trato inicial en la relación con mi amigo va a marcar el rumbo de mi amistad. Si yo privilegio momentos de calidad a esta relación sin duda que marcarán la diferencia en mi vida. Cuando digo momentos de calidad significa momentos breves, pero bien hechos. Recordemos que un buen atleta no se hace de la noche a la mañana. Para que este atleta pueda sobresalir tiene que comenzar poco a poco a escalar y evitar saltar etapas. Tiene que aprender a ser paciente y adaptarse a muchos inconvenientes que pudieran presentarse durante el proceso. En el camino de la oración encontraremos momentos de mucha alegría y felicidad interior y momentos en los que nos encontraremos totalmente apagados y sin mucho ánimo. Pero lo importante no es hablar o decir sino estar presentes.

Como mencione al principió, este mes está dedicado al Rosario. El rosario ha ocupado un lugar especial como la oración diaria de muchas de nuestras familias católicas y es bueno que nuestros hijos continúen considerándolo como una de las oraciones más apreciadas por la Iglesia. El Papa Juan Pablo II en octubre del 2002 escribió una carta apostólica inaugurando el año del Rosario en el cual también introdujo los misterios luminosos que nos hablan del ministerio público de Jesús y que vienen a complementar los ya conocidos misterios gozosos, dolorosos y gloriosos. El mismo Papa Juan Pablo II indica el carácter evangélico y cristológico del rosario. Por lo que recitar el rosario es contemplar a través de María el rostro de Jesús como lo indica la carta apostólica. Es por ello que el rosario se convierte en un instrumento para comenzar en la escuela de la oración, ya que nos ayuda a entrar en la forma más sencilla de orar y esta nos guía hacia la forma más perfecta del orar que es la contemplación. Sin contemplación el rosario pierde su sabor, es por ello que al orar con el rosario es muy importante no repetir la oración con demasiado apuro, pues el rosario exige un ritmo tranquilo y reflexivo. Concluyo con este pensamiento interesante de la carta apostólica: “Quien propaga el rosario, se salva”.

MISION BIBLICA:

El Evangelio de San Lucas

Lugar: Parroquia de Santa María del Popol
116 N Lake St Mundelein IL 60060

Fechas: Miércoles 21 y 28 de Octubre
y miércoles 4, 11 y 18 de nov. del 2009

Hora: 7 pm a 9: 00 pm

Costo: $ 35.00 por toda la Misión Bíblica o
$ 10.00 por cada una de las sesiones

Presentador: Ricardo López, biblista mexicano

Para más información, favor de comunicarse con Juan Carlos Farias- González al 312-534-8049 o escribir a Jfarias@archchicago.org