Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Mes nacional para combatir el hambre

Padre Michael M. Boland

La Voz de las Caridades Católicas

“¡Ayude a combatir el hambre!” Este es el “grito de guerra” para septiembre, mes nacional para combatir el hambre C. Por supuesto, ¡cada mes es el mes para combatir el hambre en Caridades Católicas!

El año pasado, Caridades Católicas proporcionó el equivalente de 4.4 millones de comidas a hombres, mujeres, niños y ancianos que sufrieron hambre en los condados de Cook y Lake.

Cuando Caridades Católicas, o cualquier individuo o familia, estudiante o adulto mayor “ayuda a combatir el hambre”, está haciendo más que alimentar el cuerpo de alguien. Está ofreciendo a sus hermanos y hermanas necesitados los valores añadidos de la dignidad humana, una salud mejorada, abandonar el temor, autosufi- ciencia y la oportunidad de concentrarse en la búsqueda de un empleo y una formación.

Valga decir que, en la economía actual, con tantas familias y personas afectadas por el desempleo, todo el mundo está sintiendo el impacto de precios más elevados en los alimentos y menores ingresos. Desafortunadamente, cuando la gente no tiene suficiente dinero para subsistir, las primeras cosas que se dejan de comprar son alimentos y medicamentos. Las personas utilizan los pocos ingresos que tienen para mantener su vivienda y la comida viene al final. Nuestros prójimos que viven esta situación experimenta lo que se conoce como “inseguridad alimentaria”, porque no están seguros de cuándo llegará su siguiente comida.

Cada vez que Caridades Católicas alimenta a una persona que sufre hambre con una comida caliente o con una bolsa de comestibles, estamos aumentando sus ingresos y su capacidad para sobrevivir mientras encuentran un nuevo trabajo. Estamos dando a la persona sin empleo o con bajos ingresos la oportunidad de utilizar sus recursos disponibles para otras necesidades urgentes, en particular para el pago del alquiler o la hipoteca de su vivienda. Ayudamos a las personas para que no se queden sin vivienda.

Esta es la razón por la cual Caridades Católicas insta a familias y a personas en dificultades a utilizar nuestras despensas de alimentos y nuestras programas de cenas por la noche y no los ingresos que tienen disponibles; esto lo pueden hacer viniendo con nosotros cada semana para recibir una cena caliente, en St. Blase, en Summit, St. Christopher en Midlothian, St. Anne en Hazel Crest, el Centro de Caridades Católicas en Des Plaines y el Centro St. Vincent en el costado norte próximo de la ciudad.

Sin embargo, Caridades Católicas no podría alimentar o animar a nadie sin la ayuda de nuestros voluntarios y benefactores que comparten desde el corazón. Todas estas cenas son elaboradas y servidas por parroquias, organizaciones, restaurantes, empresas y benefactores individuales extraordinariamente generosos y amables. Todos ellos representan verdaderas celebraciones de familia, amistad y de la belleza del espíritu humano, expresado en la caridad.

Cuando las personas (de todas las edades) se involucran y participan como voluntarios sirviendo la cena a nuestros invitados, o a otros clientes, aprenden mucho sobre el cómo y los por qué de la pobreza, pero aún más importante, reciben una educación sobre el amor, porque realmente se preocupan por alguien que nunca antes conocieron.

Caridades Católicas está muy agradecida por la creciente red de parroquias de los condados Cook y Lake, las clases de con- firmación, las corporaciones y otros grupos comunitarios que realizan actividades periódicas de colecta de alimentos para surtir los anaqueles de nuestras Despensas de Alimentos ubicadas en nuestras oficinas regionales en South Holland, Cicero, Worth, Des Plaines, Waukegan y el Centro St. Vincent, así como aquellas ubicadas en las Parroquias Our Lady of Sorrows y St. Sabina, y en Casa Catalina en la Parroquia Holy Cross/Immaculate Heart of Mary en Chicago.

Este verano, hemos tomado medidas para combatir el hambre ayudando a las familias y adultos de bajos ingresos a inscribirse en programas que les otorgan beneficios. En otro esfuerzo extraordinario, la División de Desarrollo Comunitario y Servicios de Auxilio de Caridades Católicas ayudó a los jóvenes participantes a obtener destrezas para el trabajo por medio del Programa de Verano de Trabajo para la Juventud de la Ciudad de Chicago, el cual empleó y dio formación a 125 adolescentes y adultos jóvenes de Chicago. La mayoría de estos jóvenes trabajaron en un programa de comidas de verano con sede en Our Lady of Solace Center ubicado en la comunidad de Englewood, preparando más de 100,000 desayunos y almuerzos para niños y jóvenes de bajos ingresos en toda la ciudad y los suburbios.

Además, Caridades Católicas fue recientemente autorizada para recibir una subvención de 18 meses de fondos de estímulos federales para inscribir a personas que han perdido ingresos en el nuevo Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP, por sus siglas en inglés) . Este programa de alimentos suplementarios proporciona una discreta tarjeta de débito especial a adultos de bajos ingresos y desempleados con la cual pueden comprar los alimentos que necesitan. Caridades Católicas ayudará a las familias con el papeleo y a darles seguimiento para ver cómo lo están haciendo.

Con la ayuda de cientos de parroquias y de los miles de generosos donantes de todas las edades, estratos económicos y antecedentes religiosos que se han unido a la misión de Caridades Católicas de alimentar a los hambrientos, vamos a ganar la lucha contra el hambre.

Les invito a ayudar a combatir el hambre. Aquí están algunas maneras en las que pueden participar.

  • Recolectando alimentos para los hambrientos y los que carecen de vivienda.
  • Haciendo un donativo a uno de los muchos programas de alimentos y cenas de Caridades Católicas.
  • Patrocinando una de las Despensas de Alimentos de Caridades Católicas.
  • ¡Siendo voluntario!
  • Los niños de 10 a 13 años de edad pueden participar en el Concurso de Posters del Mes para Combatir el Hambre: “¡Ayuda a combatir el hambre!” Más información en www.catholiccharities.net/hunger.
  • ¡Llámenos al (312) 655-7315 para ayudar a combatir el hambre!