Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Declaración de la Arquidiócesis de Chicago sobre los acuerdos alcanzados con sobrevivientes de abuso sexual perpetrado por clérigos

Redación Chicago Católico

21 de julio de 2009

La Arquidiócesis de Chicago confirmó que se han suscrito acuerdos por un total de $ 3,9 millones de dólares con seis sobrevivientes de abuso sexual que involucra a cuatro ex sacerdotes. Todos los casos son de abusos que ocurrieron entre 1970 y 1986.

Se llegó a estos acuerdos a través de un proceso de mediación, el cual buscó una resolución pronta y justa a los casos de los sobrevivientes. Entre los elementos importantes de este proceso se encuentran el compartir documentos e información, la divulgación pública de la información y el uso de un árbitro especial para resolver disputas. Thomas Gibbons, abogado y decano de la Escuela de Estudios Continuos, de la Universidad Northwestern, funge como el mediador y Stuart Nudelman, un juez retirado, como el árbitro especial.

"Desde hace mucho tiempo la Arquidiócesis ha tenido como una de sus prácticas acercarse a las víctimas para tratar de resolver sus demandas sin que tengan que pasar por largos procesos judiciales", afirmó Jimmy Lago, Canciller de la Arquidiócesis de Chicago. "Creemos que la negociación y la mediación son el mejor camino y el más compasivo para resolver estos casos, ya que ahorra a los sobrevivientes y a sus familias las cargas y tensiones de un largo proceso judicial”.

Durante el proceso de mediación, Raymond E. Goedert, Obispo Auxiliar jubilado de Chicago, dio su declaración. El texto completo de la trascripción se puede consultar en www.archchicago.org. De acuerdo a los términos de la mediación, conforme continúe el proceso se harán públicos otros archivos e información adicional.

Todos los sacerdotes involucrados en los casos de estos acuerdos han estado fuera del ministerio por casi dos décadas. Sus nombres y su situación son los siguientes: Robert C. Becker, fallecido en 1989; Norbert Maday, destituido del ministerio en 1993 y hecho laico; Russell Romano, renunció al ministerio en 1991 y se volvió laico y Kenneth C. Ruge, destituido del ministerio en 1991 y fallecido en 2002.

Es importante señalar que durante los años que figuran en la declaración del Obispo Goedert (1970 - 1986) el Cardenal Francis George no era Arzobispo de Chicago y no vivía en los Estados Unidos. En 1990, el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo, sirviendo en la costa oeste hasta el año 1997 cuando fue nombrado Arzobispo de Chicago.

Declaración acerca del Obispo Goedert

21 de julio de 2009

El Reverendísimo Raymond E. Goedert, DD, Obispo Auxiliar retirado de Chicago, hizo una declaración jurada el 13 de noviembre de 2007, como parte de un continuo proceso de mediación que tenía como objetivo alcanzar una solución justa y compasiva a los casos presentados por los sobrevivientes de abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Uno de los elementos clave del proceso de mediación es la divulgación pública de ciertos documentos y archivos.

El Obispo Goedert fungió como Vicario de los sacerdotes de la Arquidiócesis de Chicago desde julio de 1987 a septiembre de 1991 bajo el Cardenal Joseph Bernardin. Entre sus responsabilidades como Vicario de los sacerdotes estaba actuar como pastor y defensor de los sacerdotes que fueron acusados de abusar sexualmente de menores de edad.

Durante su mandato, el obispo Goedert introdujo muchas mejoras en las políticas de la Arquidiócesis relativas a la conducta inadecuada de los clérigos, que incluyeron:

  • Fortalecer la presentación de informes ante el Departamento de Servicios a Niños y Familias (DCFS, por sus siglas en inglés)
  • Organizar evaluaciones hechas por respetados psiquiatras forenses
  • Instituir un acercamiento proactivo con las víctimas
  • Promover políticas y procedimientos escritos para el tratamiento de denuncias
  • Involucrar a un gama más amplia de personas en el proceso de toma de decisiones

En su declaración, el obispo Goedert describe los protocolos y las prácticas para tratar la conducta sexual inadecuada de los sacerdotes los cuales se aceptaron en ese momento como política de la Arquidiócesis así como los tratamientos de salud mental. Ahora sabemos que estas prácticas no fueron suficientes. Como resultado de ello, en 1992, el difunto Cardenal Joseph Bernardin reformó las políticas arquidiocesanas. Desde 1997, bajo el Cardenal Francis George, OMI, el proceso para hacer frente a las denuncias de abuso y el trato de los supervivientes del abuso ha cambiado, se ha ampliado y mejorado.

Desde hace mucho tiempo la Arquidiócesis ha tenido como una de sus prácticas acercarse a las víctimas para tratar de resolver sus demandas sin que tengan que pasar por largos procesos judiciales. La Arquidiócesis cree que la negociación y la mediación son el mejor camino, el más compasivo para resolver estos casos, ya que ahorran a los sobrevivientes y a sus familias las cargas y tensiones de un largo proceso judicial.