Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Vecinos en necesidad: La crisis de presupuesto de Illinois golpea a los pobres

Padre Michael M. Boland

La Voz de las Caridades Católicas

Estos son días nefastos para Caridades Católicas. El tan esperado presupuesto estatal aprobado el 15 de julio por la Legislatura del Estado de Illinois, financiará los servicios humanos en el ejercicio fiscal del año 2010 en apenas un 86%, en promedio, de lo financiado durante el año fiscal 2009 y no hay garantía de que todos los organismos recibirán ese 86% de financiamiento del año pasado en todos los ámbitos.

Estos recortes presupuestarios están causando una crisis de financiamiento, como ninguna que hayamos visto antes.

Debido a que Caridades Católicas es una agencia de servicios sociales autorizada, sin fines de lucro, operamos basados en un presupuesto anual equilibrado que depende de los ingresos estatales y de los donativos de caridad, a fin de servir a más de un millón de personas cada año. Pero esta es la primera vez que experimentamos este tipo de crisis prolongada con relación a los fondos estatales.

Así que, mientras esperábamos la decisión de la Legislatura, tuvimos que tomar de inmediato algunas decisiones importantes con relación a algunos de nuestros programas. Lamentablemente, los profundos efectos de los recortes presupuestarios realizados por la Legislatura del Estado de Illinois ya se han dejado sentir en varios de nuestros programas que atienden a los niños de bajos ingresos, las personas mayores y las familias a las que ayudamos.

Lo que estamos haciendo ahora es reaccionar de inmediato para proteger a las personas que siguen dependiendo de nuestra ayuda. Como pueden imaginar, responder a un mayor número de pedidos de ayuda al mismo tiempo que nuestros ingresos disminuyen produce un desafío asombroso.

La disminución del financiamiento estatal eliminará muchos de nuestros servicios para ancianos, niños, adolescentes embarazadas y familias trabajadoras pobres. Nos preocupan especialmente los cientos de adultos mayores frágiles que dependen de nuestros servicios de atención domiciliaria para permanecer en sus hogares o con sus cónyuges o familias y el futuro de las personas que cuidan y arreglan sus hogares o de los cuidadores que se ocupan de ellos.

Al mismo tiempo, estamos viendo un aumento espectacular en la demanda de nuestros servicios. En el último año, las solicitudes de alimentos, ropa, alquiler y servicios públicos y ayuda para pagar el alquiler aumentaron entre el 50% y 80% en nuestros 156 sitios. Vemos cada vez más personas con hambre, desempleados y familias e individuos sin hogar que vienen a las despensas y servicios de comida que ofrecemos en Caridades Católicas. El número de personas atendidas en nuestros seis programas de cenas por la noche ubicados en Des Plaines, Summit, Midlothian, Hazel Crest y el costado próximo norte aumentó en un 25%.

La demanda de alimentos que recibe la Despensa Regional para los Suburbios del Norte y Noroeste de Caridades Católicas, ubicada en Des Plaines, aumentó de manera constante a lo largo de 2008 y continúa creciendo. En abril de 2008, 282 familias recibieron alimentos en esta despensa y al finalizar el pasado mes de abril, 566 familias habían recibido el mismo apoyo; esto significa que este año se atendió a más del doble de personas que el año anterior.

A pesar de esto, Caridades Católicas continúa profundamente comprometida a ayudar a tantas personas como podamos. ¡Esta ha sido nuestra misión durante más de 90 años y no vamos a renunciar a ella!

Para responder a estos retos, Caridades Católicas ha creado una iniciativa especial, llamada Neighbors in Need Fund ó Fondo de Vecinos en Necesidad, para ayudar a las personas de la tercera edad más frágiles, a los niños más vulnerables, a las familias necesitadas.

Y aún cuando una parte del financiamiento estatal ha sido restituida a las agencias de servicios sociales, esto no es suficiente para remediar el daño ya hecho a nuestros servicios y clientes durante este periodo de agitación, ni tampoco recuperar los ingresos que hemos perdido, ni disminuir la deuda en que hemos incurrido.

Así que los invito a unirse con nosotros en la sagrada misión de Caridades Católicas de cuidar a nuestros Vecinos en necesidad y, si pueden, hacer una contribución. Les pido que por favor oren por una resolución de la presente crisis política y financiera y que oren por todos los que están sufriendo sus consecuencias.

Para obtener más información o si desea hacer un donativo, o desean ser voluntarios, por favor visiten la página www.catholiccharities.net/neighborsinneed, ó llamen a Margaret Hughes en Caridades Católicas al: (312 ) 655-7012.