Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Arquidiócesis abrirá centro para ayudar a inmigrantes

Redación Chicago Católico

El centro Santo Toribio Romo, el santo patrono de los inmigrantes, se ubicará en la parroquia de La Asunción y servirá de apoyo en el trabajo que realizan las parroquias de Pilsen y La Villita en materia migratoria.

Santo Toribio Romo fue un sacerdote mexicano que murió en Tequila, Jalisco, durante la guerra Cristera (1926 – 1929), cuando los católicos eran perseguidos y asesinados en México por el simple hecho de ser católicos.

Pero en los años 70, algunos inmigrantes que cruzaron la frontera se encontraron con un señor que los ayudaba con dinero, transportación y en todo lo que pudiera.

El hombre se identificaba como Toribio Romo y a quienes querían reencontrarse con él para agradecerle su gesto, les decía que preguntaran a Santa Ana de Guadalupe, una capellanía perteneciente a la parroquia de Nuestra Señora de La Asunción, en Jalostotitlán, Jalisco.

Algunas de las personas fueron al poblado a ver al amigo que le echó la mano en la frontera y, en su lugar, se encontraron con una foto en el altar de una pequeña capilla en la cual el sacerdote había celebrado su primera misa. Lo habían asesinado en 1928 y la gente señaló que tenía un parecido extraordinario al buen samaritano que los ayudó.

La historia fue corriendo de boca en boca y, con el tiempo, la figura de Toribio Romo se convirtió en el protector de los inmigrantes que cruzan la frontera sur desde México a Estados Unidos. Fue el Papa Juan Pablo II quien lo beatificó y canonizó, respectivamente, junto con otros compañeros mártires.

En Chicago, varios grupos que luchan por la causa de los inmigrantes proponen crear el Centro Santo Toribio Romo, llamado el santo patrono de los emigrantes.

El centro, que se inaugurará en agosto próximo, es una iniciativa de la Arquidiócesis de Chicago, con el apoyo particular de parroquias de Pilsen y de la Villita.

La nueva entidad católica recibió semanas atrás la bendición del obispo Gustavo García-Siller en la parroquia de La Asunción (2434 S. California Ave), donde estará establecido.

Según su director, Marco López, el centro fue concebido para apoyar el trabajo que realizan las parroquias con la comunidad de inmigrante.

“Tenemos el apoyo de las Hermanas y Hermanos religiosos. Es un esfuerzo de toda la comunidad”, dijo López, un laico que en los últimos anos ha fungido como asociado pastoral en la parroquia Santa Cruz – Inmaculado Corazón de María en el barrio de Las Empacadoras, en el sur de la ciudad.

A juicio, la creación del centro es una necesidad de primer orden en los esfuerzos de la Iglesia Católica por atender a una creciente población de inmigrantes hispanos que requieren de todo tipo de apoyo en materia migratoria.

“Queremos que las parroquias estén capacitadas para serviles lo mejor posible (a los inmigrantes), como son clases de inglés o de ciudadanía”, indicó.

Si bien reconoce que en la comunidad católica se ofrecen muchos servicios a los inmigrantes, López asegura que se necesita coordinar los esfuerzos para lograr un mejor resultado.“Es necesario, por ejemplo, capacitar a líderes parroquiales para que puedan atender a las familias inmigrantes de una manera más efectiva. Esa será otra prioridad del Centro”, afirmó.