Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Los diferentes colores de la evangelización

Texto: Clemente Nicado

La diversidad en torno a la Iglesia católica quedó demostrada durante el Día de Liderazgo Parroquial y Evangelización celebrado el pasado 12 de febrero en la escuela secundaria María, al sur de la Ciudad. El 50 por ciento de los asistentes fue de origen hispano.

Eran africanos, blancos, latinos o personas cuyo color de piel mostraban una curiosa mezcla racial, pero todos estaban arropados bajo una misma palabra: evangelización.

Cientos de feligreses se dieron cita en la escuela secundaria María (6727 South California Ave.) para asistir al Día de Liderazgo Parroquial y Evangelización que contó con la presencia del cardenal del Francis George, párrocos, sacerdotes, diáconos, laicos y feligreses de distintas parroquias de la Arquidiócesis de Chicago.

En una maratónica jornada que inició poco después de las 7 a.m. y concluyó alrededor de las 5:00 p.m., los asistentes recibieron una variedad de temas que apuntaron a fortalecer su liderazgo y su capacidad evangelizadora dentro y fuera del ámbito parroquial.

Mediante sesiones de talleres, conversaciones con líderes parroquiales, eucaristía, conferencias o charlas en inglés, polaco y español, los participantes salieron renovados en su fe y el largo camino de la evangelización.

Las conferencias magistrales estuvieron a cargo de Héctor Antonio Molina Jr, un renombrado evangelista internacional, quien funge como director de la Oficina del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Saint Louis y director-fundador de la Oficina Arquidiocesana de la Nueva Evangelización.

El liderazgo hispano es más visible

A juicio de Jaime Bascuñán, director del Instituto de Liderazgo Pastoral de la Arquidiócesis de Chicago, es importante que, al menos una vez al año, puedan reunirse la gente de las parroquias para renovarse en diferentes áreas que cubre la vida parroquial.

“Es importante sentir que la Iglesia es diversa, que la gente se reúne en torno a su pastor quien responde a sus preguntas de una forma pastoral”, afirmó.

Para Bascuñán también fue importante escuchar al cardenal George, “con una sensibilidad pastoral”. El Arzobispo presidió la Eucaristía ante una audiencia multirracial que abarrotó el gimnasio de la escuela. Respecto al alto porcentaje de feligreses latinos, que según cálculos de los organizadores, representó el 50 por ciento de los más de 800 asistentes, Bascuñán se mostró optimista. “Se está viendo cada vez más que el liderazgo hispano está presente, tomando protagonismo (a nivel arquidiocesano). Quisiéramos que asuman como suya la misión que ha sido encomendada y que debemos asumir desde nuestro bautismo”, indicó.

El padre Michael Boehm, quien figura entre los fundadores del Instituto de Liderazgo Pastoral, dijo sentirse emocionado por la diversidad racial presente en el evento.

“Esto demuestra que la Iglesia católica es global. (El evento) es una idea de nuestra diversidad”, concluyó.

Las lecciones aprendidas

La charla del obispo García-Siller caló hondo en Carmen Arroyo, una feligrés de la parroquia San Adalberto. “Aprendí que debemos ser más humildes, exigir más a nuestros líderes y a expandir más la evangelización. Lo que se expresa, lo que sale por la boca, uno tiene que vivirlo en la realidad cotidiana”, apuntó. Otra lección aprendida fue no ser egoísta a la hora de enseñar lo aprendido a otro parroquiano.

“Si alguien viene a nosotros para conocer cuestiones relacionadas con los sacramentos, la Biblia o la Iglesia en general, nunca debemos decirle no. Es preciso que trabajemos tiempo completo para la iglesia”, dijo Arroyo. Asimismo, asegura que fue al evento “para apoyar a mis líderes, a caminar junto a ellos, a aprender más y llevarlo a la práctica”, afirmó

A juicio de Celerina Villafranca, también de la parroquia de San Adalberto, la jornada en la secundaria María le dio firmeza en sus principios religiosos.

“Debemos ser más firmes en el sentido de trabajar con la Iglesia. Llevar la palabra a los demás”, apuntó.

Organizadores del evento manifestaron sorpresa por la diversidad personas de diferentes razas y edades. “Es una manera de ver cómo los parroquianos se unen con el propósito de llevar la evangelización al pueblo de Dios”, dijo Ramona Rodríguez, de la parroquia St. James.

Rodríguez destacó la intervención de Héctor Molina, quien animó a los presentes con su conferencia donde, entre otras cosas, expuso la necesidad de evangelizar dentro y fuera de la Iglesia. “Se necesitaba una conferencia de esta magnitud para que nos recordemos que debemos seguir evangelizando. Ese es nuestro compromiso”, agregó.

Religiosos y laicos con muchos años de servicio a la Iglesia coincidieron en destacar la alta presencia de jóvenes. Tobías Ramos, de 28 años y feligrés de la parroquia Nuestra Señora de la Merced, agradeció la invitación al evento. “Es la primera vez que asisto. No lo conocía y, lógicamente, no sabía lo que me estaba perdiendo. Sales más sólido para enfrentar la vida y te ayuda a encontrar tu identidad”, afirmó.