Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

El Vicariato V, la comunidad hispana y el desafío del liderazgo Frente a un aumento en el número de parroquias que ofrecen misas en español, la Arquidiócesis de Chicago en el Vicariato V enfrenta el colosal reto de formar a líderes hispanos.

Texto: Clemente Nicado

Vicariato V

  • Obispo Auxiliar: Gustavo García-Siller
  • Coordinador del Ministerio Hispano: Peter Ductram
  • Número de parroquias en el Vicariato: 79
  • Número de parroquias con ministerios hispanos: 24
  • Número de hispanos según el Buró del Censo: 320,000. Se estima que el 70 por ciento son católicos.
  • Primera parroquia en ofrecer misas en español: Holy Cross, en el barrio Las Empacadoras. Párroco: Padre Bruce Wellems

Formación de líderes Centro del Espíritu Santo www.ceschicago.org Parroquia Santa Clara de Montefalco 5443 S. Washtenaw Ave. Telf. (773) 436-4422

Si en una parroquia puede darse fe del rápido crecimiento de la comunidad católica hispana en el Vicariato V, esa es la de Saint Michael, en Orland Park. De algunos cientos de feligreses hispanos, en su mayoría de origen mexicano, que se dieron cita allí hace año y medio para iniciar la primera misa en español, el templo ha llegado a reunir en la actualidad a más de mil personas en un solo día.

El crecimiento de feligreses hispanos y el consecuente aumento de misas en español en esta zona del suroeste de Chicago, han dejado para los líderes hispanos una obvia lección: cuando se abren las puertas en una parroquia y se ofrecen recursos en español, la comunidad de fe responde.

El ascenso de la presencia de feligreses hispanos en esta y otras áreas de Illinois también confirma lo que algunos líderes han venido afirmando respecto al importante papel que desempeña este grupo étnico en el presente y futuro de la Iglesia Católica en Estados Unidos.

Según datos de la Arquidiócesis de Chicago, mientras decrece la asistencia a las misas de personas de origen europeo y anglosajones, aumenta de manera significativa el número de hispanos que visitan las iglesias en esta zona.

“Reportes nacionales y arquidiocesanos sobre la presencia católica en misas, nos muestran que la participación de los fieles ha bajado en los últimos años. Pero gracias a la creciente presencia de hispanos católicos, estas estadísticas no se muestran tan dramáticas”, comentó Peter Ductram, coordinador hispano para el Vicariato V.

El reto: la formación de líderes

Therese A. Navarro, asociada pastoral y directora del programa de Educación Religiosa de la parroquia Saint Mary, Star of the Sea, no tiene ninguna duda de que, al menos en su parroquia, el gran reto es reclutar líderes para continuar desarrollando el ministerio hispano.

De unos 600 feligreses hispanos que hace seis años visitaban la parroquia localizada Back of the Yards (barrio de las Empacadoras), la cifra subió a más de 900 en la actualidad.

Con el apoyo del padre John McDonnell, la parroquia ha venido aumentando los servicios para la comunidad hispana, incluyendo una misa dominical, sacerdotes bilingües y la creación de un grupo guadalupano.

“Tenemos lectores en la misa, ministros de eucaristía, pero se nos hace muy difícil tener líderes hispanos. Hemos insistido en ese propósito, pero no es fácil encontrar alguna persona en la comunidad que responda a estas necesidades”, dijo Navarro.

Hacer más conciencia

Gustavo García-Siller, obispo Auxiliar del Vicariato V, va más allá del estrecho marco de una parroquia para verlo en el contexto de toda esta área: “Estamos en un proceso de transición y el mayor reto es cómo concientizar a la vicaría de este cambio tan fuerte”, dijo el Obispo en referencia a la explosión demográfica de la comunidad católica hispana.

En un arduo proceso llevado a cabo “parroquia por parroquia”, en contacto directo con los párrocos, el liderazgo del Vicariato V ha trabajado por hacer más accesible los programas de formación que tienen su mejor ejemplo en la creación del Centro Espíritu Santo, en la parroquia Santa Clara de Montefalco, hace tres años.

“Cada vicariato tiene sus necesidades y su estilo de proceder de acuerdo con el contexto en que se desenvuelve. Creemos que en el nuestro este centro es una forma viable para formar los líderes hispanos que necesitamos”, comentó.

El ministerio hispano en el Vicariato V es relativamente nuevo en comparación con otros, porque las comunidades hispanas se conformaron hace apenas 10 ó 12 años.

Datos del Buró del Censo del 2000 indican que en esta área residen unos 392 mil hispanos. Teniendo en cuenta que alrededor de 70 por ciento de la comunidad hispana se identifica como católica, el potencial de crecimiento es considerable.

Entre las pioneras en abrir ministerios hispanos se encuentran las parroquias Holy Cross, bajo el liderazgo del padre Bruce Wellems; Saint Simon the Apostle y Saint Gall.

De un total de 79 parroquias del Vicariato V que existen actualmente, 24 ofrecen misas en español y 19 tienen un ministerio hispano bastante sólido. Aún así, sólo existe un párroco hispano, el padre Hugo León Londoño, de la parroquia San José, en el barrio de las Empacadotas.

La diversidad bajo un mismo Dios

“En realidad se ha venido realizando un excelente trabajo en parroquias de manera independiente, pero la organización sistemática e interparroquial a nivel de Vicariato que respondiera a ese fenómeno, es relativamente nueva”, explicó Ductram.

“En algunos casos hubo misas durante 17 años, sin un ministerio hispano propiamente dicho. Desde hace cinco años, con la presencia del obispo Gustavo y la oficina de este ministerio, el trabajo ha sido más sistemático, interconectado e intencionado”, apuntó.

“Formar el liderazgo es ciertamente una bendición y un desafío. Tenemos personas que capacitamos, pero no tienen formación previa, y otros nativos si tienen formación, pero no conocen el ministerio hispano y su dinamismo”, agregó.

Lo positivo de este escenario es que, en la medida que crece la comunidad católica hispana en esta zona, hay también un creciente interés por católicos de diferentes orígenes, particularmente blancos nativos, por entender a esta comunidad.

“Nuestra misión en ese sentido es promover el entendimiento de que nuestra diversidad es nuestra bendición como una sola iglesia católica. Partimos de la misma esencia: Cristo, pero la diversidad reside en la manera, forma e idioma que nos relacionamos con la divinidad”, dijo Ductram.

El encuentros multiétnicos

Consciente de la diversidad racial prevaleciente en su Vicariato, el obispo García-Siller tuvo la iniciativa en agosto pasado de ofrecer una serie de reuniones con feligreses de diferentes culturas en aras de “escuchar las voces para ver qué melodía vamos a cantar”, afirmó.

Estas reuniones se llevan a cabo gracias a la generosidad y arduo trabajo de las comunidades parroquiales de fe de Incarnation y Nuestra Señora de Las Nieves.

Los encuentros multiétnicos concluirán el 13 de junio en la secundaria Santa Rita, donde se llevará a cabo una gran celebración de alabanza y oración con feligreses de diferentes culturas e idioma de origen.

Clases para aprender español también forman parte de la formación ofrecida a religiosos y laicos que sólo hablan inglés y están interesados o necesitan comunicarse con la comunidad católica hispana.

No obstante el esfuerzo realizado en el Centro Espíritu Santo, el Ministerio Hispano necesita formar más líderes bilingües con la participación de los diferentes departamentos de la Arquidiócesis, como los de familia, catequesis, matrimonio y liturgia, entre otros, así como el propio obispo Gustavo García-Siller, quien imparte seminarios para sacerdotes.

“Otro reto es identificar los líderes y motivarlos a un compromiso de formación bajo una visión de la unidad en la diversidad, conscientes de que la iglesia es diversa y es una, para ser constructores de puentes de un diálogo genuino”, dijo Ductram.