Advertisements ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Campaña Católica pide a Obama priorice reforma migratoria

Texto: Clemente Nicado

La Arquidiócesis de Chicago, a través de la Campaña Católica para una Reforma Migratoria (CCIR, por sus siglas en inglés) pidió al presidente Barack Obama tomar acción inmediata respecto al tema migratorio y trabajar en una reforma migratoria comprehensiva y compasiva.

En una conferencia de prensa celebrada a mediados de enero en la Catedral del Santo Nombre, representantes de Sacerdotes por la Justicia para Inmigrantes y Hermanos y Hermanas de los Inmigrantes también pidieron a Obama que detenga las deportaciones que dividen familias de inmigrantes.

El llamado se enmarca en la postura de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos que en junio del 2005 lanzó la campaña “Justicia para inmigrantes. Un viaje de esperanza”, la cual busca una reforma comprehensiva, incluyendo una vía de legalización para millones de inmigrantes.

La declaración de religiosos y laicos de la Arquidiócesis fue hecha días antes del juramento de Obama como nuevo presidente de Estados Unidos e incluyó un llamado al nuevo mandatario para que durante su administración también atienda problemas sociales que preocupan a la Iglesia Católica.

“Los primeros 100 días de su administración nos han de revelar si el nuevo presidente nos ofrece una esperanza creíble que refleje la meta colectiva de nuestro país, tal como se defiende en nuestro juramento de lealtad, de llegar a ser una nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos”, dijo Elena Segura, directora de CCIR.

En línea con esta postura, los promotores de la iniciativa convocaron a una “Novena de hospitalidad, esperanza y solidaridad” que consistió en nueve días de oración a partir del 12 de enero y que culminó en la víspera de la asunción presidencial de Barack Obama.

Se trató de un llamado “a toda la gente de fe para que acojan en su corazón a todos los que han sido heridos por una forma de violencia, a reflexionar en sus peligros y orar por la libertad debajo de esa violencia”, dice la declaración.

“Nuestra oración y nuestra esperanza también son que, en sus primeros 100 días, Obama detenga las deportaciones que separan a esposas e hijos de sus padres y que se involucre en conversaciones que lleven a la aprobación de una legislación sobre la inmigración que sea comprehensiva y compasiva”, reitera la nota.

Para el grupo de religiosos y laicos que transmitieron este llamado es importante que el nuevo Presidente “se involucre en un diálogo significativo que resulte en que no haya joven o mujer que tenga que buscar o elegir la terminación de un embarazo”.

Luego agrega que, “junto a todos los líderes religiosos, nos llame a todos a participar activamente en construir una nación donde se acoge a todos, donde se da a todos la oportunidad de llenar su potencial dado por Dios y donde la solidaridad se construye, no por exclusión ni miedos, sino por invocar lo mejor de cada uno de nosotros”.

Las oraciones durante los nueve días se enfocaron en diferentes aspectos de justicia social e incluyó los siguientes temas: Respeto a la dignidad y santidad de la vida humana; estabilidad económica para todos; día del respeto a los derechos civiles de la persona humana; día de la reforma de justicia criminal; contra el racismo; educación; servicio de salud, reforma comprehensiva y compasiva de Inmigración y, por último, solidaridad con el pobre.