Advertisements ad ad ad ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

‘La realidad de la paz comienza con cada uno de nosotros’

Texto: Joyce Duriga

El padre Michael Pfleger y cientos de personas participaron en una marcha por la paz en el vecindario Auburn Gresham de la ciudad, donde dos niñas, de 7 y 13 años de edad, recibieron disparos en el patio de recreo de una escuela en el sur de la ciudad. Ambas salieron del hospital esa noche.

Desde el 1 de enero, más de 1,600 personas han recibido disparos en Chicago y de ese número 279 han fallecido, de acuerdo al Chicago Sun-Times.

“Esto es una locura y no será tolerado en Chicago. No vamos a permitir que esto continúe en Chicago”, le dijo el Padre Michael Pfleger a las personas reunidas para la concentración y marcha “Peace Starts Here”, en español la “Paz Comienza Aquí”, el 16 de junio en la iglesia St. Sabina, en 1210 W. 78th Place. Es la primera de las marchas anuales del verano de la parroquia para promover la paz en el vecindario.

“El que este verano sea un verano de diversión y disfrute y grandes recuerdos y experiencias o el que sea un tiempo de lágrimas y miedo y violencia, va a depender de cada uno de nosotros”, señaló el pastor de St. Sabina.

Todas las personas que viven en el área de Chicago deben luchar por la paz en la comunidad al trabajar por la justicia y el cambio.

“Pero mientras luchamos por un campo de juego equitativo y el fin de la ‘historia de dos ciudades’ en Chicago, también debemos decidir como comunidad que la realidad de la paz comienza con cada uno de nosotros”, dijo Pfleger. “Nadie recibe un pase”.

El Cardenal Cupich se unió a la concentración y marcha.

“Esta noche queremos volver a comprometernos a lo que muchos de nosotros comenzamos mientras ustedes caminaban conmigo en la Caminata por la Paz de las estaciones de la cruz el Viernes Santo’, dijo el cardenal. “En ese momento prometimos trabajar juntos para que la gente joven se aleje de la violencia y use su energía, sus talentos y sus habilidades de maneras positivas e inspiradoras”.

El Viernes Santo las personas se unieron al cardenal en la promesa de trabajar con las familias de las víctimas, la policía y el personal de emergencia.

“Debemos dejárselo claro a todos, pero especialmente a nuestros jóvenes, que la violencia no es la solución. La violencia nunca es aceptable. La violencia nunca vale la pena”, dijo. “Pero también debemos dejar claro que no vamos a tolerar la injusticia”.

En un momento conmovedor durante la manifestación, las familias de las víctimas de violencia con armas de fuego leyeron los nombres de aquellos menores de 21 años de edad asesinados desde el 16 de junio de 2016.

Jackie Smith, feligresa de St. Sabina, asistió a la marcha para apoyar a su iglesia y a la causa.

“Estoy en contra de todo el crimen y los tiroteos”, señaló. “Debemos unirnos y detener la violencia”.

El residente de Chatham, Thel Davis Jr. también salió para apoyar un fin a la violencia.

“No ha afectado ni a mí ni a mi familia personalmente, pero podría ocurrir”, dijo Davis.

Esperamos que la marcha muestre a los medios de noticias y a la gente en otras comunidades que “nosotros somos como ellos y que nos importa”.

“Queremos vivir pacíficamente como todo el mundo”, dijo Davis. “Estamos en un área segregada donde están ocurriendo crímenes pero aquí también hay otras personas y a nosotros nos preocpa. Nos preocupamos acerca de todos”.